Hasta 3 mil personas al mes son remitidas al Centro de Retención Municipal de Faltas Administrativas, mejor conocido como El Torito, por conducir en estado de ebriedad, así como por cometer infracciones menores.

Siendo el  ” Solo me tomé una jefe” el pretexto  más utilizado  por los  conductores  al momento de ser detectados  por el  alcoholímetro, en promedio  de 60 a 85 personas  son  remitidas cada fin de semana  al  Centro  de Retención Municipal  de Faltas Administrativas,  mejor conocido como el “Torito”, cuya permanencia de los  infractores puede ir de las  20 a las 36 horas de  arresto, dependiendo del grado de alcohol ingerido.

Indicó que, esta cifra  se ve  elevada al sumar a los que cometen otro tipo de faltas  diferentes  al alcohol, como pueden ser riñas, conflictos vecinales, o hacer sus necesidades  fisiológicas  en vía pública, atendiendo  en ambos casos a un promedio  de  3 mil personas por mes.

Dijo que, aun cuando los infractores interpongan un amparo para poder salir, es necesario que estos regresen a cumplir con sus horas de arresto toda vez que de lo contrario no podrán recuperar su vehículo  del corralón.

Explicó que, quienes ya hayan cumplido  8 horas de ser detenidos y no cuentan con recursos para pagar sus multas, pueden realizar  4 horas de trabajo  social a cargo de dependencias como Servicios  Públicos, La Dirección de Prevención del Delito y OPABIEM, cuyas tareas consisten  básicamente  en el chapeo  y desmonte de áreas verdes, cementerios y planteles  escolares entre otras, de tal manera que puedan quedar liberados en 12 horas cumplidas.

Betty May